El Cuerpo de la Voz

El Cuerpo de la Voz. El cerebro reptiliano

 

El Cuerpo de la Voz. El cerebro reptiliano,

El complejo-R, también conocido como el “cerebro reptiliano”, incluye el tronco del encéfalo y el cerebelo. La frase “cerebro reptiliano” deriva del hecho que el cerebro de un reptil es dominado por el tronco encefálico y el cerebelo, que controla el comportamiento y el pensamiento instintivos para sobrevivir. Este cerebro controla los músculos, equilibrio y las funciones autonómicas (p. ej., respiración y latido del corazón).1 Por consiguiente, es principalmente reactivo a estímulos directos.

La conciencia es un susurro hasta que se hace carne.

EL Cuerpo de la Voz ( ECV ) abarca el ser desde la vibración sonora de la voz.

La vibración de la voz y su respiración relajan y abren el cuerpo permitiendo habitar espacios interiores cerrados energéticamente.

Con ECV entras fácil y suavemente en estados de concentración profunda. La vibración de tu voz te lleva, tu cuerpo vibrante te sostiene y transporta.

En las sesiones se abren, a través de la propia percepción, diferentes espacios interiores, introspectivos, reveladores de nuestro ser y estar.

Uno ellos es el que la psicología llama cerebro reptiliano, aquel que se encarga de las funciones vitales primarias, regulando los elementos básicos de la supervivencia. Su función es la acción: pelear o huir, ante un estímulo directo. La conciencia reptiliana cierra el cuerpo en cuanto se le abre una memoria de alerta. Suspende el sentir del cuerpo para no volver a ser violentado emocionalmente. Sino eres consciente de él puede estar interfiriendo continuamente en tu hacer y sentir original.

Con El Cuerpo de la Voz puedes observar a través de la voz y su respiración cómo y cuando se abre y cierra el cuerpo. En ese proceso de escucha y diálogo, de vínculación hacia el cuerpo, puedes ir cambiando esas memorias, reprogramando corporalmente la respuesta a la memoria reptiliana activada. Esto influye en los diferentes cuerpos energéticos sutiles, equilibrando la mirada perceptiva del ser. El cuerpo enraizado energéticamente sostiene tanto al cuerpo mental com el emocional.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *