El Cuerpo de la Voz

Una mirada sobre la respiración : Respiración Central y Respiración Manifiesta

EL CUERPO DE LA VOZ
Víctor Turull

Una mirada sobre la respiración : Respiración Central y Respiración Manifiesta.

La respiración central sería la que utilizamos en los estados de reflexión y escucha y la respiración manifiesta sería la respiración hablada o cantada.

En la respiración central la inspiración es por la nariz. Es suavemente diafragmática. La energía, el prana, se distribuye por todo el cuerpo, especialmente en el cerebro para sostener los momentos de reflexión y  de escucha.

Es la respiración que usamos en la lectura o cuando atendemos a un diálogo o exposición de ideas. En esta respiración dialogamos con nosotros mismos reflexionando, observando o escuchando. Este estado va desde el estado de vigilia atenta a estados de meditación. Es una respiración lenta, tranquila que va oscilando en su amplitud.

Esta respiración es casi siempre diafragmática. El ritmo respiratorio varía dependiendo del diálogo interior, éste hará que que sea más o menos profunda, que retengamos por unos segundos, que inspiremos más ampliamente en un momento del ritmo del diálogo interior.

La respiración manifiesta es la respiración que se da al hablar o cantar, en la acción de proyectarnos al exterior, al mundo. Esta respiración implica todo el cuerpo y su inspiración es por la boca dada la gran cantidad de energía que se va a utilizar. 

El ritmo respiratorio en la respiración hablada se adecúa a la explicación, al discurso. Discursos pausados llevarán una respiración tranquila y conversaciones acaloradas llevarán a respiraciones más rápidas.

La respiración cantada necesita también gran cantidad de oxígeno. El cuerpo ha de estar abierto y enraizado energéticamente para cantar. La respiración cantada es diafragmática en toda su amplitud repartiendo la energía con gran fuerza, la actividad energética es más poderosa cantando. El fluido respiratorio es más continuo al utilizar las vocales para el canto. 

La boca es el orificio más grande del cuerpo y está comunicada directamente con los órganos vitales. Por esta razón el cuerpo tiene alarmas para defenderse de lo que pueda entrar por esta abertura.

Estas alarmas están conectadas a nuestras emociones y cuando hay una situación exterior de alerta el cuerpo se cierra en el proceso respiratorio. El sonido de la voz resulta apretado, con volumen menguante, ahogado.

La voz es nuestro aire, nuestra respiración vibrante. Es interesante ser consciente de cuando el cuerpo se cierra para poderlo relajar desde nuestra voluntad. 

Si el canal energético está abierto nuestra voz y nuestro ser fluirá en su expresión.
www.victorturull.org

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *