El Cuerpo de la Voz

El diafragma emocional

El diafragma emocional

Los árboles y los humanos compartimos una misma consciencia captada por la verticalidad de nuestro ser. Los pigmeos baka de Camerún dicen que los humanos somos árboles que caminan. Desde el cielo nos enraizamos a la tierra y enraizados en ésta nos elevamos hacia el cielo.

La respiración en su movimiento capta la energía celestial en la inspiración y la enraiza en la tierra. Y la tierra es elevada al cielo en la exhalación.

El diafragma distribuye la energía a través del cuerpo de tal manera que ayuda a equilibrarlo.Es una de las puertas que une nuestro cielo y nuestra tierra. Abre o cierra nuestro canal energético consciente.

El miedo, la ansiedad, los estados de alerta inmovilizan el diafragma.

Son remarcables los cambios emocionales y diafragmáticos que se producen en el momento de proyectarnos al exterior a través de la expresión de nuestras ideas y emociones. Mientras estamos con nosotros mismos leyendo, pensando, descansando, mirando un paisaje, normalmente la respiración es diafragmática. Más cuando nuestra atención se centra en las relaciones, en nuestra posición en el mundo, el movimiento del diafragma se puede alterar, entrando nuestra conciencia en un estado de alerta, de supervivencia, de autoprotección. La respiración se convierte en la respiración de defensa: inspiración vertical tensando la musculatura del cuello, hombros y espalda. El cuerpo se cierra para protegerse y no entre ninguna energía peligrosa para su supervivencia. Normalmente este tipo de inspiración sin soporte en la tierra conlleva una exhalación apretando los pulmones con el esternón. Es una exhalación que nos exprime y lleva a estados emocionales de auto-exigencia, de no perdón a nosotros mismos.

Esta respiración clavicular hace que las frases de voz sean cortas, ahogadas o también con pérdida de aire. El cuerpo se cierra cuando se expresa.

La respiración nos esculpe desde dentro

La respiración profunda y relajada especialmente en los estados emocionales intensos nos ayuda a tener más perspectiva de la situación y nos relaja. El cuerpo, la conciencia, enraizada a través del diafragma nos mantiene abiertos energéticamente ante el problema. Podemos estar, el enraizamiento es suficiente protección, el cuerpo se abre a la canción.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *